Guía de compra - ¿Cómo elegir los mejores rizadores de cabello?

Si su cabello requiere atención especial y no tiene ganas de salir de casa con un nido erizado en la cabeza, o incluso de someterlo a un estrés excesivo, los rizadores térmicos pueden ser la solución, un poco vintage, que le conviene.

Veamos juntos, gracias a esta guía, cuáles son los criterios que no hay que subestimar antes de elegir el modelo más adecuado y lo que mejor se adapta a la longitud, grosor y tipo de cabello de cada uno.

El precio no es el único factor discriminatorio a tener en cuenta, la conductividad del calor y la elección de los materiales de construcción se reflejan directamente en la capacidad de estas herramientas de belleza para ofrecer un buen resultado en un tiempo razonable, pero ciertamente no instantáneo.

Rizado o liso dependiendo del diámetro del rizador

Muy difundidos desde principios del siglo pasado y todavía en boga hoy en día, los rulos son la herramienta más extendida para hacer el peinado presentable aunque sea hecho en casa por manos inexpertas. Esto se debe a que el simple cilindro que mantiene los mechones juntos para que el cabello mantenga la misma forma y dirección es el invento que puede resolver el día de muchos.

En los años 60, los más talentosos usaban los rulos de mayor diámetro para alisar el cabello, no para rizarlo, dándole también cuerpo y volumen. Pero hoy en día quienes buscan una herramienta para iluminar su cabello y no quieren perder en las comparaciones de precios, especialmente con respecto al gasto requerido para comprar herramientas más sofisticadas, saben que pueden crear cabello ondulado o rizado con unos pocos movimientos y gastando sólo un poco de tiempo y paciencia.

Los cilindros no tienen todos el mismo diámetro por dos razones: los más pequeños ofrecen un erizo más estrecho y denso, sobre todo si se prolonga el tiempo de colocación; los más grandes pueden utilizarse para variar el efecto ondulado especialmente en los mechones que caen sobre la cara y que deben ser más "domesticados".

Materiales resistentes al calor

 

La clasificación de los mejores materiales utilizados para la realización de estos instrumentos de belleza especiales implica el uso de materiales capaces de absorber bien y liberar calor lentamente. Algunas soluciones ingeniosas son las más sencillas, como en el caso de los modelos que se rellenan con cera en su interior, que se derrite fácilmente y transfiere lentamente el calor acumulado al cabello sin estresarlo ni escaldarlo.

La revisión de otro material que gana el favor de las opiniones más favorables es el teflón, que también ofrece la ventaja de ser antiadherente y por lo tanto no hay riesgo de que el pelo se enrede alrededor del rizador.

 

Por lo general, el mecanismo detrás del funcionamiento de los rizadores térmicos es que se calientan por separado antes de ser utilizados en el cabello, la propia caja está equipada con una resistencia que lleva los elementos individuales a la temperatura y la mantiene mientras se sacan. La alternativa es hervir los trozos para calentarlos, pero el riesgo es que se quemen para sacarlos del agua o que mientras tanto los últimos pierdan la temperatura ideal.

¿Realmente funcionan?

No faltan en el mercado declaraciones entusiastas que eligen la mejor marca del momento, pero en esta guía queremos dejar una cosa clara: el resultado, sobre todo en lo que se refiere al cabello, depende de tantas variables que decir a priori si un rizador funciona o no es pura utopía.

¿Qué significa esto? El cabello tiene características de grosor, vigor y resistencia que varían de una persona a otra e incluso en el mismo individuo según la edad o el estado de salud. Así que el resultado depende sobre todo de lo bien que el pelo sea capaz de responder a los tratamientos que decidamos someter.

En general, es bueno no exagerar con la exposición a un calor excesivo o a cambios repentinos de temperatura, ya que esto debilitaría su estructura. Incluso el uso continuo de productos químicos, como espumas o lacas, podría al principio crear un efecto agradable que podría resultar dañino a largo plazo. Lo mejor es elegir con cuidado y tener en cuenta algunas normas básicas en términos de salud y belleza a largo plazo.

Deja un comentario