Rizador de pelo
Productos de peinado

RIZADORES DE PELO

¿Cúal es el mejor rizador de cabello?

Si estás aquí es porque quieres saber cómo rizar bien tu pelo, ya que no te gustaría salir de casa con un nido erizado en la cabeza o exponerlo a algún rizador que lo someta a un estrés excesivo. Y, además, estás de suerte, porque en ParaPelosRizados no solo hablamos de rizadores si no que también tenemos a tu disposición otros productos de peinado.

Para ello, aquí tenemos una guía en la que se especifican los criterios que se deben tener en cuenta a la hora de seleccionar el modelo más idóneo para tu cabello (de acuerdo a su longitud, grosor y tipo). El precio no es lo único que se debe tener en cuenta. También son importantes otras características como la conductividad del calor o la elección de los materiales con los que ha sido fabricado.

Rizado o liso dependiendo del diámetro del rizador

Inicialmente, el rizado del cabello se realizaba con los famosos rulos (¿quién no ha visto alguna película en la que una mujer se preparaba poniendo rulos en su cabeza?). Hoy en día se siguen utilizando, aunque el avance de la tecnología y el poco tiempo que tiene mucha gente han provocado una migración hacia los rizadores de pelo modernos, que utilizan el calor y prometen obtener unos rizos mucho más rápido que los tradicionales rulos.

A pesar de todo, cabe destacar que los rizadores también sirven para poder alisar el pelo. El resultado depende del tamaño del cilindro. Un mayor diámetro permite aproximarse más a los pelos lisos y los peinados ondulados. Para conseguir un rizo estrecho, lo mejor es utilizar rizadores con diámetros más pequeños.

Materiales resistentes al calor

Los materiales ideales para la fabricación de este tipo de dispositivos son aquellos capaces de absorber bien el calor y de liberarlo lentamente. Por ejemplo, una de las soluciones rellenan el rizador con cera en su interior, lo cual se derrite fácilmente y transfiere el calor al cabello sin necesidad de estresarlo. Otro material muy útil es el teflón, caracterizado por ser antiadherente (lo cual evita que exista un riesgo de que el pelo se enrede alrededor del rizador). Por lo general, los rizadores térmicos primero se calientan por separado antes de ser utilizados sobre el cabello. El dispositivo consta de unas resistencias internas que elevan la temperatura.

¿Funcionan realmente?

Por lo general, mucha gente apuesta por las mejores marcas del momento. Sin embargo, hay tantos factores que influyen en el cuidado del cabello que resulta imposible decir si un rizador funcionará o no antes de probarlo propiamente.

El cabello de cada uno tiene algunas características muy particulares como son el grosor, el vigor o la resistencia que no solo varían entre personas, si no también en una misma persona según sus circunstancias personales de salud en cada momento. De ese modo, todo dependerá de la forma en la que el cabello reaccione a los tratamientos a los que lo sometamos.

Por lo general, lo mejor es no exponer el pelo a un calor excesivo o a variaciones bruscas de temperatura, ya que esto podría debilitar su estructura. De hecho, esto podría ser tan negativo como el uso continuo de productos químicos, como son las espumas o las lacas, que al principio podrían crear un efecto muy agradable pero que serán muy perjudiciales a la larga para la salud y la belleza de tu pelo.

¿Cuándo se inventó el rizador de pelo?

El rizador de pelo es un instrumento que se inventó por allá por el siglo XIX, aunque es cierto que no como el rizador que conocemos en la actualidad, evidentemente. Originariamente, estos instrumentos (denominados tenacillas) no eran más que artilugios manuales que servían para hacer ondas en el pelo. Con el tiempo, fueron poco a poco evolucionando adaptándose a las nuevas tecnologías, llegando a los rizadores modernos que incorporan todo tipo de alta tecnología, incluyendo pantallas digitales y una gran cantidad de opciones a la hora de ajustar los parámetros para que el proceso de rizado sea lo más satisfactorio posible para tu pelo.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *